La cruz de Cristo es el punto de encuentro entre la ternura de Dios y el vacío del ser humano
Rubén Flores Albarracín